>>Introducción | >> Qué es la Hidroterapia Colónica



El Cólon y su fisiología

El colon, o intestino grueso se encuentra situado en el abdomen y constituye la última sección del sistema digestivo.
Este presenta diferentes secciones, entre ellas el recto, el colon descendente, el colon transverso, el colon ascendente y el ciego.
En relación a su fisiología podemos presentar algunos puntos a consideración: Una vez digerido el alimento, el proceso de absorción del mismo se produce en el intestino delgado, los restos alimenticios no digeridos pasan al intestino grueso, los cuales son modificados por la flora bacteriana y convertidos en heces. Es el colon el cual absorbe y filtra el agua intestinal proveniente del intestino delgado y la reabsorbe, conjuntamente con los nutrientes solubles y con ciertas vitaminas que el mismo sintetiza, hacia las vías sanguínea y linfática.

En el colón se encuentra el 80% del sistema inmunitario, por lo cual la limpieza adecuada del mismo fortalece la defensa del organismo de potenciales enfermedades; a su vez conviven en él un número de bacterias 10 veces superior al total de las células corporales, razón por la cual el equilibrio de la flora intestinal se ve altamente perjudicado con la mala alimentación, el abuso de medicamentos y el stress, los cuales a su vez disminuyen el PH intestinal favoreciendo la acidosis metabólica que genera la disbacteriosis.

En el colon, los restos de almidón y celulosa son reducidos en monóxido de carbono y ácidos orgánicos debido a un proceso natural de fermentación biológica. Mediante el proceso de putrefacción, las albúminas, se transforman y generan productos tóxicos (tomaínas) que elevan los ácidos y pasan a los tejidos y sistema linfático generando un proceso de autointoxicación.

Definición de autointoxicación: Los desechos que deben ser evacuados se fijan en el intestino grueso durante un espacio de tiempo largo. Estos se toxifican, se pudren y fermentan, siendo absorbidos de nuevo por el organismo; y en ese proceso se produce el autoenvenenamiento del cuerpo y la autointoxicación.

Una limpieza periódica del colon disminuye la explosión y adherencia de potenciales carcinogénicos a la pared del colon, como así también la cantidad de toxinas que se acumulan en el ciego permitiendo que se reduzcan los niveles sistémicos de las mismas durante el proceso de reabsorción de sustancias hacia el torrente sanguíneo y logrando así mantener un balance con los demás órganos de filtración de toxinas. Cuando se produce un disbalance en algunos de los sistemas de filtración (hígado, pulmones, riñón, etc) es que existe el potencial de contraer alguna enfermedad.